top of page
  • Foto del escritorcocinandoconnuriac

SPANAKOPITA (Pastel de espinacas con queso feta)

Actualizado: 18 oct 2020

El sabor de Grecia en tu casa de una manera muy sencilla y apetitosa.



MI PEQUEÑA HISTORIA


Grecia siempre me ha atraído. Cuando era pequeña me gustaba reunir colecciones de cromos, entonces mi padre me decía: “¿sabes que cromo es una palabra griega que significa color?” Efectivamente, los cromos estaban llenos de colores. Me encantaba usar una palabra tan antigua y le pedía: “¡dime más palabras!”.


Mi padre continúa hablado de las palabras antiguas, pero ahora lo hace con los nietos.

Así llegaron los griegos a mi vida. Un poco más mayor me encantaban las historias del Olimpo, Zeus, Hércules, Helena de Troya..., su arte y su cultura. Esto me ha llevado a que dos de mis hijas lleven nombres griegos: Iris y Dafne.


Me encanta su cocina, natural y sencilla, muy mediterránea como la nuestra.

Esta receta es griega por los cuatro costados: espinacas, pasta filo y queso feta. Simplemente deliciosa. Por mi parte la completé con unos piñones porque a mi hija pequeña le encantan, al contrario que las espinacas que no le hacen mucha gracia, pero que de esta forma se las come.


INGREDIENTES


Para cuatro personas

  • 1 Kg de espinacas

  • 1 cebolla mediana

  • 2 dientes de ajo

  • 2 huevos

  • 300 gr de queso feta

  • 100 gr de piñones

  • 1 paquete de pasta filo (se necesitan 8 hojas)

  • 100 gr de mantequilla (se puede sustituir por aceite)

  • Albahaca o eneldo

  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN


Lo primero es indicar que para esta receta yo utilizo un molde rectangular de 26 cm x 19 cm, pero se podría utilizar uno redondo o cuadrado de la misma superficie.


Para inicial la receta hay que precalentar el horno a 180º.


Se limpian bien las espinacas y en una cazuela, con un poco de agua se las cuece, tardarás unos 5 minutos, luego se las deja a que escurran bien, hay que presionarlas un poco, no interesa que tengan agua, yo en este caso ya las tenía cocidas desde el día anterior.


Se pica la cebolla y los dos dientes de ajo fino y en una sartén se pochan. Se deja enfriar un poco el sofrito


Por otro lado se pica el queso feta, se puede hacer usando un tenedor o con las manos, se baten los huevos en un bol grande y se añade el queso y se mezcla.


Sobre la mezcla anterior se añaden las espinacas cocidas y el sofrito que habíamos reservado, los piñones y las hojas de albahaca que se parten un poco con la mano, éstas se pueden sustituir por un poco de eneldo que es más riguroso con la receta original. Se salpimenta la mezcla con cuidado ya que el queso feta es bastante salado.


En un recipiente se funde la mantequilla.


Ahora viene el quid de la receta, pero no es algo complicado de hacer. Se aplica mantequilla en el molde con un pincel y se coloca una hoja de pasta filo centrada, con el pincel se engrasa toda la hoja, no se corta el sobrante de la pasta.


Sobre la anterior se coloca otra hoja de pasta filo y se engrasa con mantequilla y se repite la operación hasta apilar 4 hojas da pasta filo engrasadas.


Sobre el molde con las hojas de pasta filo se vierte la mezcla de las espinacas y el resto de ingredientes, o sea, el relleno y se tapa con 4 hojas de pasta filo engrasadas con mantequilla recortadas al tamaño del molde, los sobrantes de las hojas que habíamos colocado inicialmente se doblan hacia el interior.


Se mete el pastel al horno durante 35 o 40 minutos, pasado este tiempo ya estará cuajado.


Se puede consumir tanto templado como frio, y es seguro que te sentirás transportado a las Islas del mar Egeo.


27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page