top of page
  • Foto del escritorcocinandoconnuriac

PERAS AL VINO

Un postre delicioso de invierno para todo el año.

 


MI PEQUEÑA HISTORIA


En esta entrada os presento otra de esas recetas del acervo familiar y que por supuesto no recuerdo la primera vez que lo tomé, en mi casa era una preparación habitual sobre todo en las épocas frías.


Con muy pocos ingredientes y un poco de tiempo se consigue un resultado maravilloso, además se pueden realizar multitud de variantes ya que se puede utilizar cualquier tipo de vino tinto, blanco o rosado, con más o menos azúcar o con diferentes especias, o sea, una receta y múltiples resultados y todos estupendos.


En principio sirve cualquier tipo de pera, pero es mejor que estas sean un poco duritas, de otro modo se corre el riesgo de que se deshagan, yo suelo utilizar las que en el supermercado llaman peras de Pasacrana o las de Roma, las que vienen con lacre en el rabito.


Es una pena que ya no se encuentren en los mercados de forma sencilla algunas variedades más locales que para esta receta eran estupendas como las peras de don guindo, por su parte mi marido siempre me comenta que su abuelo tenía en el pueblo un par de árboles que daban unas peras que ellos simplemente llamaban de invierno y que duraban hasta la primavera extendidas sobre periódicos en el payo de su casa y que eran estupendas para este tipo de recetas.


Por último, tan solo recordaros que para esta receta nunca utilicéis un vino que no os bebierais, un vino malo hará un plato malo.


INGREDIENTES

 


Para seis personas

  • 6 peras

  • 1 l de vino tinto

  • 200 gr de azúcar blanquilla.

  • 2 palos de canela


ELABORACIÓN


Lógicamente la ración es de una pera por persona, en esta caso preparamos postre para seis personas. Es conveniente que las peras no estén muy maduras, es mejor que estén un poco verdes, costará un poco más cocerlas, pero se corre menos riesgo de que se deshagan.


Lo primero es elegir una cazuela del tamaño adecuado para que las peras no se muevan durante la cocción, hay que tener en cuenta que al pelarlas pierden un poco de tamaño.


Lo siguiente es pelar las peras.



Y colocarlas en la cazuela. Si fuera necesario se puede cortar un cachito de alguna pera para conseguir que casen.



Ahora toca añadir el azúcar, a nosotros no nos gustan los postres excesivamente dulces por lo que no pongo demasiada cantidad, pero los golosos la pueden subir.



Poner los dos palitos de canela, se pueden incorporar también otras especias como clavo, anís estrellado e incluso cayena o pimienta para los más osados.



Es el momento de incorporar el vino, en esta ocasión he utilizado un manchego crianza.

Lo ideal es que el vino cubra las peras, pero no es totalmente necesario.



Poner la cazuela a fuego medio, cuando el vino comience a hervir hay que ir regando de vez en cuando la zona no cubierta de las peras con el vino.



A medida que las peras cuecen irán tomando un precioso color rojizo.



La cocción tardará aproximadamente una hora, y no todas las peras tardarán lo mismo. Para saber si están bien cocidas con una aguja de hacer punto se pincha en vertical junto al rabito, si la carne de la pera no ofrece resistencia la pera ya está lista.



A medida que las peras están cocidas se las va sacando a una fuente.



Una vez que ya todas las peras están cocidas y en la fuente.



Tan solo queda dejar que cueza el vino hasta que obtengamos una salsa con la consistencia de un jarabe.



Hay que tener en cuenta que al enfriar la salsa se hará más consistente, lo bueno es que siempre se puede aflojar con un poco de agua hasta alcanzar la consistencia adecuada. Quitar los palitos de canela y pasar la salsa a un recipiente adecuado.



Con esto el plato está listo para que todo el mundo disfrute, se puede tomar templando o frío.



39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page