top of page
  • Foto del escritorcocinandoconnuriac

CORDERO ASADO

Actualizado: 9 may 2021

Tradición y simplicidad transformada en algo sublime.

MI PEQUEÑA HISTORIA


Como ya he comentado en otras recetas, mi marido es de Burgos y además ejerce, y como mi familia paterna también procede de esa estupenda tierra sus recetas forman parte de mis recuerdos.


Si hablamos de carnes en Burgos, el lechazo es la que tiene una mayor fama y no sin razones, tanto que hay una gran cantidad de restaurantes especializados en su preparación y es difícil encontrar una familia que no reúna a sus miembros alrededor de un buen asado de cordero en las celebraciones más importantes como el día de la Pascua, Navidad, bodas, bautizos, comuniones, etc.


Parece mentira que una receta en apariencia tan sencilla pueda tener tantas variantes, porque en Burgos cada familia posee su propia alquimia y todas resultan deliciosas.


En nuestro caso, a mi familia le gusta que el cordero no sea exactamente lechal, sino un poco mayor que ya haya tomado un poco de pasto, lo que llaman en la zona macaco o recental, la carne está un poco más hecha y su sabor posee más matices, pero la receta sirve para el lechazo.


INGREDIENTES


Para cuatro personas

  • 1 pierna de cordero

  • 3 dientes de ajo

  • 3 hojas de laurel

  • Manteca de cerdo (aceite de oliva virgen extra)

  • Agua

  • Sal

ELABORACIÓN


Precalentar el horno a 200º con calor arriba y abajo.


Lavar bien la pierna para eliminar cualquier rastro de impurezas o sangre.


Con un cuchillo bien afilado darle tres o cuatro cortes transversales.

Salar bien la pierna

Engrasar la pierna con la manteca, si en vez de manteca se utiliza aceite de oliva, se engrasa la pierna justo antes de meterla al horno.

Laminar los dientes de ajo e introducirlos en los cortes que habíamos hecho.

Tomar una fuente, de barro si es posible, de un tamaño que guarde proporción con la pieza que se vaya a preparar para que esta quede jugosa, si se pone directamente en la fuente del horno seguramente quedará seca.


Colocar unas maderas en la fuente de tal manera que la pieza de carne no toque el fondo, se esta manera circulará el aire.

Añadir agua en el fondo de la cazuela, deberá haber como un dedo de agua.

Colocar la pierna sobre las maderas y meter al horno, que estará ya caliente a 200º, durante un periodo de 1,5 horas, pasado este tiempo se comprobará que ya está cocinado, en el caso de que la pieza esté un poco dura se deja un rato más.

Durante el asado se debe controlar que no se quede sin agua y se regará la pierna con el jugo dos o tres veces.

Cuando esté lista la pierna se saca del horno y se deja reposar unos 10-15 minutos tapada con un film de aluminio para que no se enfríe.


Ya solo queda preparar una ensalada de tu gusto y abrir un buen vino para empezar a disfrutar.


85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page