top of page
  • Foto del escritorcocinandoconnuriac

RULO DE CARNE

Un plato delicioso a la par que estético.

MI PEQUEÑA HISTORIA


En esta entrada voy a presentar otra de esas recetas que se apilan en el baúl de mis recuerdos ya que mi madre la hacía con frecuencia; a mí y mis hermanos nos encantaba y además las rodajas eran preciosas por la cantidad de colores que tenían.


Esta receta no requiere de una pieza de carne de las más caras sino más bien al contrario, tan solo se necesita una pieza de las que mi madre llamaba planitas, de las que es difícil hacer filetes.


Otra cosa importante es que el relleno queda abierto a la inspiración del cocinero o a lo que haya en el frigo, en la receta presentaré uno básico, pero se puede modificar añadiendo o quitando ingredientes en función de los gustos de cada uno.


En casa la hacemos con cierta frecuencia ya que aparte de gustar a todos cunde muchísimo y lo mismo sirve para una comida, una cena e incluso para merienda, se tiene en el frigo y no hay más que cortar.


INGREDIENTES



Para seis personas

Ingredientes básicos

  • 1 kg de carne de vacuno en una pieza

  • 6-8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

  • Sal

  • Pimienta

  • Liz o cuerda para atar

Para el relleno

  • 3 huevos

  • 1 zanahoria

  • 200 gr de carne picada

  • 70 gr de jamón serrano

  • ½ cebolla

  • Sal

  • Pimienta

Para la salsa

  • ½ cebolla

  • ½ puerro

  • 1 zanahorias

  • 1 pimiento verde

  • 3 dientes de ajo

  • 1 hoja de laurel

  • 1 vaso de vino

  • 2 vasos de agua

ELABORACIÓN


Esta receta es la típica que hay que hacer un día y comerla el siguiente por al menos dos razones, la primera es que cuando el rulo se asienta está más rico ya que los diversos sabores se mezclan y otra porque el rulo se cortará mejor y la presentación será mucho más bonita.


La pieza de carne debe de ser plana, yo habitualmente utilizo una que se llama vacío o mascal, pero sirven otras como la aleta. Hay que abrir la pieza como si fuera un libro, se puede hacer en casa, pero lo mejor es pedírselo a tu carnicero de confianza, tienen la habilidad y los cuchillos adecuados.

Lo primero será preparar el relleno, para ello se puede comenzar por cascar los huevos y hacer un par de tortillas. Pasarlas a un plato y reservarlas.

Pelar una de las zanahorias y hacer con ella bastoncillos que reservaremos.

Picar media cebolla y reservar.

En un bol poner la carne picada y añadir el jamón picado finito..

La cebolla que teníamos reservada, salpimentar y amasar la mezcla hasta que esté uniforme.

Ya es posible comenzar a rellenar la carne, para ello hay que extender la pieza de carne en la encimera, salpimentarla y comenzar a colocar con cuidado la mezcla de la carne picada.


No hay que tapar toda la pieza de carne, hay que dejar un espacio de unos cinco centímetros sin colocar relleno en uno de los extremos.

Cortar la tortilla en rectángulos y colocarlos encima de la carne picada, no hay que tapar toda la superficie hay que dejar espacios.

Colocar los bastoncitos de zanahoria en los espacios entre la tortilla.

Una vez extendido el relleno se comienza a enrollar. Hay que comenzar por el lado que tiene relleno hacia la zona que no lo tiene.

Enrollar hasta el final con cuidado y haciendo presión para que no se deshaga.

Una vez que se ha conseguido el rulo hay que atarlo, es una fase muy importante, hay muchas técnicas, yo utilizo una única hebra de liz o una cuerda fina para uso alimentario, comenzando por un extremo y finalizando por otro.

En cualquier caso el rulo deberá quedar firmemente atado, de tal forma que en el interior no queden huecos .

Tomar una cazuela los suficientemente grande para que quepa el rulo y que sirva para meter en el horno, añadir aceite de oliva virgen extra y ponerla a fuego fuerte. Con el aceite bien caliente sellar la carne, debe de quedar bien tostadita por fuera.

Es importante que quede bien sellada por todos los lados, incluso por las puntas.

Una vez sellado el rulo retirar del fuego.


Ahora toca preparar los ingredientes de la salsa, para ello hay que picar media cebolla, los dientes de ajo, el puerro, el pimiento verde y una zanahoria.

Poner una sartén al fuego con tres o cuatro cucharadas de aceite a fuego medio, y sofreír la cebolla, los ajos, el puerro y el pimiento verde; no hace falta pochar demasiado la verdura.

En la cazuela donde se ha sellado la carne poner la zanahoria, el vaso de vino.

Dos vasos de agua.

Una hoja de laurel y la verdura que se ha pochado.

Precalentar el horno a 180º y meter el guiso por un periodo de una hora.

Pasado el periodo de horno hay que sacar la cazuela y dejar que se atempere.

Cuando la carne esté fría hay que sacarla de la cazuela y envolverla en film de aluminio para llevarla al frigorífico al menos cuatro horas.

Recoger todo lo que haya quedado en la cazuela, salvo la hoja de laurel y verterlo en un cazo o vaso batidor. Pasar la salsa con la batidora.

Es el momento de rectificarla de sal y pimienta, así como la densidad para lo que se puede añadir un poco de agua en función de lo espesa que le guste a cada uno.


Después de usar la batidora conviene cocinar un poco la salsa para que vuelva a tomar un color más intenso.

Pasado el tiempo indicado ya se puede sacar el rulo del frigorífico para quitarle las cuerdas.

Ya se puede cortar.

Se sirve en lonchas acompañado por la salsa y se puede tomar frio, templado o caliente, incluso en bocadillo. Lo dicho, toda una delicia, además cunde muchísimo. Queda tan bonito que llama la aención de todo el mundo.


33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page