top of page
  • Foto del escritorcocinandoconnuriac

CARACOLES DE LA ABUELA VITO

En Francia los llaman escargots y se consideran una delicatesse, pero los nuestros están igual de ricos.

EN MI PEQUEÑA HISTORIA


Siempre que preparo caracoles me viene a la cabeza una anécdota, la hermana de mi madre, mi tía Vito, se casó y se fue a vivir a Cantabria. Cuando yo tenía unos trece años fui con mis padres y hermanos a visitar a mis tíos y primos.


Un día que había caído un chaparrón, salimos a pasear por los alrededores de la casa de mis tíos y había caracoles por todas partes, nunca habíamos visto tantos, así que tuvimos la ocurrencia de empezar a cogerlos.


Entretenidos en la caza y captura de los caracoles, se nos acercó un señor que amablemente nos invitó recoger caracoles en su jardín donde había muchísimos, el caso es que juntamos una buena caracolada.


De vuelta a casa mi padre les contó a mis tíos lo amable que había sido el señor; mi tío, que era de la zona, se rio y nos dijo que en realidad le habíamos ahorrado el trabajo de tener que ser él quien se encargara de los moluscos gasterópodos, esto queda muy profesional, que se habían convertido en una verdadera plaga y causaban bastantes daños y molestias.


De cualquier manera después de unos días, mi tía los preparó como lo hacía mi abuela, que también se llamaba Vito, y estaban buenísimos.


INGREDIENTES

Para seis personas

  • 1 kg de caracoles ya limpios

  • 1 cebolla

  • 4 cucharas de salsa de tomate

  • 3 dientes de ajo

  • 1 vaso de vino blanco

  • 2 huevos

  • 50 gr de jamón serrano en taquitos

  • 1 cucharada de pimentón dulce

  • 2 vasos de agua

  • 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

  • ½ guindilla picante (opcional)

  • 1 hoja de laurel

  • 1 ramillete de perejil

  • Sal

  • Pimienta.

ELABORACIÓN


Si has recogido tú mismo los caracoles tendrás un poco de trabajo, pero al final tiene su recompensa.


Los caracoles recién recogidos se deben poner en una red y dejarlos colgados en un lugar fresco y oscuro como mínimo durante 4 o 5 días.


Una vez que han soltado las impurezas hay que limpiarlos, para lo que hay innumerables métodos y cocerlos durante unos 15 minutos.


Otra posibilidad es comprar los caracoles ya limpios, se venden en tarros y salen estupendos.


En el caso de esta receta los caracoles ya los tenía cocidos.


Lo primero es picar la cebolla y los dientes de ajo en taquitos pequeños.

Poner en una sartén o cazuela las 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y llevarla a fuego medio.

Poner la cebolla y el ajo en la sartén

Y dejar pochar durante 7 minutos hasta que la cebolla esté transparente.

Añadir los tacos de jamón y sofreír unos 2 minutos.

Incorporar la guindilla.

Añadir la salsa de tomate.

Y el pimentón.

A continuación incorporar los caracoles y dejarlos sofreír unos 2 minutos.

Añadir el agua, el vino blanco, un poco de sal y pimienta y unificar la mezcla.

Añadir la hoja de laurel.

Cuando comience a hervir el guiso dejarlo cocer unos 25 minutos, o hasta que los caracoles estén tiernos.


Mientras se guisan los caracoles cocer los 2 huevos durante 10 minutos.

Refrescar los huevos ya duros, pelarlos y picarlos.


Picar el perejil y añadirlo al guiso un poco antes de finalizar la preparación.


Pasado el tiempo indicado probar para ver si está correcto de sal y pimienta, si es necesario rectificar, hay que tener cuidado con la sal ya que el jamón suelta.


Durante el último minuto de cocción añadir el huevo duro al guiso, homogeneizar.

Y el plato estará listo.

Ya solo queda emplatar, yo siempre he dicho servir, pero ahora todo el mundo emplata, y pasar un buen rato culinario.



34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page