top of page
  • Foto del escritorcocinandoconnuriac

PATATAS REVOLCONAS

Cocina tradicional respetando el producto.

MI PEQUEÑA HISTORIA


La primera vez que comimos patatas cocinadas de esta manera fue en casa de nuestros amigos Julián y Olvido, ellos veranean en Arenas de San Pedro y por aquella zona es un plato muy tradicional. Nos encantaron y Olvido me dio su receta, “muy fáciles de hacer” me dijo y “riquísimas” respondí.


Por el 80 cumpleaños de mi madre quisimos darle una sorpresa y fuimos toda la familia a La Alberca, el pueblo de su familia materna; allí las patatas revolconas aparecían en las cartas de todos los restaurantes, pregunté y me dijeron que era un plato típico de la zona.


Llegué a la conclusión de que era una receta muy extendida, lo cual no resulta en absoluto extraño ya que se trata de un plato sencillo de cocinar, con ingredientes muy cotidianos, pero que ofrece un resultado, como suele ocurrir en la cocina popular, increíble.


INGREDIENTES


Para cuatro personas

  • 750 gr de patatas

  • 200 gr de panceta

  • 6 dientes de ajo

  • 1 hoja de laurel

  • 1 cucharadita de pimentón (dulce o picante según gustos)

  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

  • Sal

  • Pimienta

ELABORACIÓN


Pelar la patatas, lavarlas bien y cortarlas en trozos, no hace falta que chasquen ya que luego se harán puré.


En una cazuela poner a cocer las patatas en agua con dos dientes de ajo, el laurel y sal; al principio hasta que comience el hervor se puede tener el fuego alto, pero una vez que comience a hervir el agua hay que bajar el fuego a medio.

Comprobar la cocción clavando un tenedor en la patata y cuando estén tiernas sacarlas del agua y reservarlas. En unos 20 minutos se habrán cocido, esto depende del tipo de patata y lo grandes que se hagan los trozos. Es muy importante no tirar toda el agua de la cocción, así que se reservará un vaso para más adelante.


Por otro lado se corta la panceta en trozos regulares y se ponen en una sartén sin aceite.

Se va cocinando la panceta a fuego medio, dejando que suelte su grasa. Cuando estén doraditos los trozos de panceta se sacan a un plato y se reservan.

Cortar en láminas 4 dientes de ajo y ponerlos a freír en una sartén a fuego bajo, hay que tener cuidado para que no se arrebaten.

Cuando comiencen a dorarse los ajos se añade el pimentón, se remueve y se apaga el fuego.

Con la cazuela fuera del fuego se añaden las patatas cocidas y se pone pimienta.

Ayudándonos de un tenedor u otro útil se machacan las patatas mientras se mezclan con el aceite, los ajos y el pimentón hasta conseguir una especie de puré espeso, para conseguir le textura que más nos guste se utilizará el agua de la cocción que habíamos reservado; probar y rectificar de sal y pimienta si es necesario.

La textura a darle al puré puede variar en función del gusto de cada persona, en casa nos gusta encontrar trocitos de patata, pero si se prefiere una textura más fina no hay problema, es cuestión de trabajar un poco más o utilizar otro instrumento como el pasapurés.

Una vez obtenido el puré se extiende en la cazuela o en una fuente y se añade la panceta para rematar el plato.

Este plato, como casi todos, se puede hacer más o menos “saludable”, en la receta que se ha presentado los trozos de panceta se han desgrasado en papel absorbente, pero quedan riquísimas si cuando se van a machacar las patatas se “alegran” con un poco de la grasa que ha soltado la panceta, una o dos cucharadas bastará.


60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page